Es un movimiento pictórico que surge a finales de la década de 1950 para florecer en los 60.
Su finalidad es la de producir la ilusión de vibración o movimiento en la superficie del cuadro.
Este movimiento fue rápidamente aceptado por el público por su estudiadas formas, que influyeron en otras áreas del arte como la publicidad, la gráfica y la moda.
La expresión “Op art” corresponde a la abreviación de “optical art”.